Una lasagna tan rústica como su consistencia y tan exquisita como sus sabores combinados con los vegetales, pasta, carne pero sobre todo por el queso de búfala. Una receta de mi lista de secretos culinarios favoritos.

 

Ingredientes:

  • 8 tomates de cocina
  • 1  1/2 cebolla grande
  • 2 chile pimiento o chile dulce
  • 2 zanahorias pequeñas
  • 4 dientes de ajo finamente picados
  • 1 ramos de tallos de apio
  • 1 libra de carne molida sin grasa
  • 1 vaso de queso ricota
  • 1 vaso de crema
  • 6 bolas de queso de búfala
  • 1 caja de pasta para lasagna
  • aceite de oliva
  • sal, especies italianas y pimienta al gusto

 

Preparación

Cocer el tomate con 1/2 cebolla y el chile pimiento en agua condimentada con consomé hasta lograr que todos los vegetales se ablanden de tal manera que se conviertan en una salsa espesa.

Sofreír en una sartén grande la 1/2 de cebolla restante con un poco de ajo finamente picado, la zanahoria cortada en cubitos y el apio finamente picado hasta que los vegetales queden perfectamente salteados. Reservar

Sofreír la carne molida con 1/2 cebolla finamente picada en la sartén en que sofreíste los vegetales, no lo laves o limpies, los restos de los vegetales sofritos servirán para darle más sabor a la carne que estás por sofreír.  Luego agrega a la carne molida los vegetales que sofreíste en el paso anterior y agrega también la salsa que hiciste al principio. Condimenta con sal, especies italianas y pimienta al gusto y déjalos incorporarse y soltar sus sabores por unos minutos.

Ya tienes lista la salsa básica para tu lasagna, ahora trata de seguir este orden para armarla en el plato que llevarás al horno:

1. rocía de aceite en spray la base del plato y coloca un poco de salsa de base

2. coloca la pasta luego

3. agrega salsa nuevamente en mayor cantidad que la primera vez

4. corta las bolas de búfala y colócales sobre la salsa de modo que cubra todo el vacío junto con el queso ricota

5. agrega el queso parmesano sobre el queso de búfala

Repite este orden desde el paso 2 cuantas veces sea necesario hasta que termines de armar tu lasagna.

La crema se agrega a la salsa al gusto del cocinero.

 

Imagen vía: mygourmetconnection.com