Brie es un queso de pasta blanda elaborado con leche cruda de vaca. Se denomina así por la región geográfica francesa de la cual procede, la Brie. Su área de producción se extiende al este de París, en la región de Isla de Francia.

Hace muchos siglos, el queso Brie era uno de los tributos que los súbditos tenían que pagar a los reyes de Francia. Gracias a una tecnología de producción diferente, la vida útil de este producto se ha prolongado significativamente en comparación con el queso Brie tradicional.

La pasta del queso Brie es de color pálido, marfil o amarillo claro.

El término «Brie» es genérico para designar este tipo de queso, que se elabora hoy en día por todo el mundo, admitiendo algunas variedades poco ortodoxas como los Brie que incluyen hierbas o los que añaden doble o triple de leche.

En el congreso de Viena de 1968 se le proclamó al Brie como “El Rey de los Quesos”.

Se suele elaborar en forma de rueda, no muy grande, y los podemos encontrar en las tiendas gourmet, deli, en grandes superficies enteros o en cuñas triangulares. Es un queso que se puede tomar como aperitivo, se puede acompañar con galletas, frutas, panes o como postre.

De todas formas si no lo has probado aún, es un buen momento para hacerlo con este canapé de queso Brie y kiwi:

 

Ingredientes (4 personas)

  • 1 pan cuadrado
  • 1 porción de queso brie dependiendo del gusto
  • 2 lonjas de jamón serrano
  • 1 kiwi
  • aceite de oliva al gusto
  • vinagre
  • sal

 

Preparación

Picar finamente el jamón serrano.

Quitar el borde del pan cuadrado y partirlo en cuatro trozos triangulares. Tostarlo al horno y reservar.

Con un tenedor, machacar bien el queso brie, una vez que esté blando, añadir el jamón serrano y seguir batiendo la mezcla.

Pelar el kiwi y partirlo por la mitad. Hacer rodajas con cada mitad y ponerlas a macerar en un aliño de aceite, vinagre y sal.

Untar la mezcla de queso con jamón sobre la tostada de pan y poner encima la media rodaja de kiwi.

 

Vía: wikipedia, historiacocina.com, eladerezo.com