Por: Helga Glaesel-Blanding

Para Cocina y Gastronomía

 

Una especialidad del norte de Italia, el risotto ha aclamado su lugar como un plato legendariamente italiano. Rico, cremoso e irresistible, se ha vuelto un favorito también fuera de su tierra natal. Ya que el risotto puede ser saborizado con un sinnúmero de ingredientes incluyendo queso, vegetales, carnes y mariscos, así como también ingredientes dulces como frutas y chocolate, rápidamente se ha vuelto uno de los ingredientes favoritos en el mundo culinario por su versatilidad.

La elaboración de este plato, tiene su técnica y se las comparto a continuación:

La clave para un buen risotto depende de los ingredientes. Los requisitos son simples: arroz de buena calidad (arborio, es un tipo), mantequilla, vegetales frescos de temporada, buen vino y un buen caldo. El otro requisito es que pases 20 minutos atendiendo el arroz, echándole líquido, moviéndolo, echándole más. Mover, mover, mover…

 

El Arroz

Un buen risotto requiere de un arroz especial con un contenido mayor de almidón, éste es conocido como arroz arborio y es utilizado porque al pasar por el proceso de cocción mantiene su forma y no pierde el toque “al dente” cuando está listo.

El método para cocinarlo – agregar líquido poco a poco mientras el arroz está en un hervor suave- fue desarrollado y funciona porque hay un recubrimiento de proteína que rodea cada grano de arroz, media vez el líquido va penetrando los pequeños poros de esta capa se va cociendo el arroz y va soltando poco a poco el almidón que va espesando el líquido que vamos agregando, lo cual resulta en ese toque cremoso tan característico del risotto.

Es importante no lavar el arroz antes de cocinarlo, ya que causaríamos que el almidón se suelte demasiado rápido.

 

Otros Ingredientes Básicos

Mantequilla sin sal es utilizada para cocinar risotto en el norte de Italia. Aceite de oliva extra-vírgen también es una buena opción, que además no se quema tan fácilmente como la mantequilla. Una combinación de mantequilla y aceite de oliva funciona muy bien por esta razón, y el sabor es delicioso. Es importante usar aceite de buena calidad, ya que los granos de arroz absorben el sabor.

Cebolla es utilizada en casi todas las recetas para preparar risotto, pero cebollín y puerro son buenas alternativas. Cualquier vino que tú te tomarías, es un buen ingrediente para agregar a tu risotto. No lo agregues frío, ya que éste altera el proceso de cocción y resultaría en un arroz con el centro duro. Ya que el arroz absorbe tanto líquido mientras se cocina, si vas a usar carne en tu risotto es necesario que el líquido sea caldo de res, si van a agregar pollo que sea caldo de pollo y si llevará mariscos un caldo de pescado o camarón sería el necesario. En Italia, agregan leche o jugo de fruta a preparaciones dulces con risotto.

El agregar sal y pimienta debe ser reservado para el final, justo antes de servir. Queso también puede ser mezclado en el último momento.

 

El Sartén Correcto

Es necesario un sartén u olla bajo, pero ancho para que así el calor se disperse uniformemente para permitir que el líquido se reduzca correctamente. También necesitarás una olla en donde mantendrás caliente el caldo que vayas a usar, un cucharon, y una paleta para mover.

En cuanto a la proporción de líquido y arroz para hacer risotto, es diferente de la que usamos para hacer arroz normal. Para arroz blanco usamos 2 partes de agua por 1 de arroz. En el caso de risotto se usa más o menos 4 partes de agua por 1 de arroz.

 

Ahora que ya sabes como preparar el risotto, prueba estas dos excelentes recetas de Cocina y Gastronomía:

Risotto verde a los tres quesos con vegetales asados

Risotto con albahaca

 

Vía: Williams-Sonoma y Good Eats