Por: Kitty Florido

Para Cocina y Gastronomía

 

Con el verano ya presente, muchas veces queremos un postre que no sea un pastel pesado o algo cremoso, así que les comparto esta receta de Sorbete (también llamado sorbetto, sorbeto). El Sorbete es un postre frío que se diferencia del helado (gelato) por no contener ingredientes grasos o yema de huevo. Por esto, su textura es más líquida y menos cremosa que el helado. El Kiwi o Actinidia es una planta trepadora originaria de las laderas del Himalaya, en el sur de China, introducida en Nueva Zelanda en 1904 y desde entonces cultivada en muchas regiones templadas por su fruto comestible. El nombre “kiwi” le fue otorgado en Nueva Zelanda, posiblemente por una remota similitud de aspecto entre el fruto cubierto de vellosidades y el ave Kiwi. El fruto es una baya oval, con piel delgada de color verde pardusco y superficie vellosa. La pulpa es de color verde y con diminutas semillas negras dispuestas en torno a un corazón blanquecino.

Este sorbete en especial es refrescante para temporadas de calor. El sabor del Kiwi combinado con el jugo limón, resulta en un postre de sabores que se complementan a la perfección.


Sorbete de Kiwi o Actinidia

Sirve de 6 a 8 porciones

 

Ingredientes

  • 6 frutas de Kiwi o Actinidia, peladas
  • ⅔ tazas de azúcar
  • 1½ tazas de agua
  • ½ taza de jugo de limón
  • 12 hojas de menta, cortado en rodajas finas

 

Preparación

  1. En una olla sobre temperatura media, combinar el azúcar y agua, llevar a hervor, revolviendo para disolver el azúcar. Reduce el fuego a temperatura baja y deja que hierva por 5 minutos más. Luego, deja enfriar el sirope por dos horas.
  2. En una licuadora, colocar las frutas de Kiwi y licuar hasta que se vuelvan un puré. Con cuidado de no sobre mezclar para no deshacer las semillas que hacen que se amargue el puré. Mide 2 tazas y deja por un lado.
  3. En un tazón, combina el puré de Kiwi, jugo de limón, menta y el sirope, mezcla hasta combinar. Coloca esta mezcla en un recipiente de metal (de los que usas para hornear) y congela por 4 horas. Luego, mezcla en un procesador de alimentos o en una licuadora hasta que esté suave y esponjoso.
  4. Colocar el sorbete en un recipiente y congelar completamente, aproximadamente por 4 horas más.
  5. Para servir, decora con ralladura de limón o Kiwi en cubos.

Adaptado de la receta de Annabel Langbein y con información de Wikipedia.