Por: Nancy Chang

Para Cocina y Gastronomía

 

Uno de los accidentes más comunes en la cocina es cuando se tapa la cañería o drenaje de nuestro lavaplatos o fregadero, con frecuencia -ya sea intencional o accidentalmente- dejamos que los restos de comida, cáscaras de vegetales o frutas, plástico de empaques o incluso aceite, circulen por el drenaje haciendo que éste se tape o se ensucie con facilidad y frecuencia.

A continuación te daré algunos consejos para prolongar la vida útil de tu lavaplatos en casa y evitar que estos molestos accidentes sucedan y tengas que llamar al plomero:

1. No descartes o deseches el aceite usado por el drenaje del lavaplatos o fregadero, el aceite al alcanzar una temperatura baja (fría) se torna viscoso y con el tiempo provoca que la cañería o drenaje se tape. Lo que debes hacer es esperar a que el aceite que vas a descartar se enfríe y deposítalo en una bolsa plástica biodegradable y deséchalo en el bote de la basura.

2. Siempre que vayas a pelar vegetales o frutas, asegúrate de tener una bolsa plástica biodegradable al alcance para depositar allí las cáscaras que vas quitando a la fruta y verdura. Luego tira esta bolsa en el bote de desechos biodegradables.

3. Coloca una malla, red, colador o base protectora del orificio del drenaje, esto retendrá los desechos que se van accidentalmente y evitará que sigan de largo ocasionando que el drenaje se tape.

 

Ahora bien, ¿cuál es la solución o en qué consiste el tip?

Si quieres mantener la cañería destapada, solo tienes que vaciar un envase de vinagre blanco por la cañería, esperar 15 minutos y luego rociar con agua. Repite este procedimiento cada 3 meses y lograrás que tu cañería se mantenga destapada y limpia.