Originarios de la gastronomía Al-Ándalus, los alfajores llegaron a Latinoamérica durante la colonia de España. Su nombre proviene del hispanoárabe “al-hasú” que significa ‘el relleno’. Hoy son reconocidos en la cocina Argentina, siendo una de sus especialidades y golosinas combinadas con el dulce de leche.

Se compone de dos o más galletas unidas por un relleno de dulce de leche, aunque también los hay de frutas o mousse de chocolate y, generalmente, están bañadas en glaseado o azúcar impalpable.

 

Ingredientes:

1 y 2/3 tazas de harina de trigo

2 y 1/2 tazas de maicena

2 cucharaditas de polvo para hornear

200 g de mantequilla

3/4 taza de azúcar

1 cucharadita de esencia de vainilla

3 yemas de huevo

1 taza de dulce de leche

Coco rallado para decorar

 

Preparación:

Precalienta el horno a 300º F / 150º C.

En un recipiente, mezcla la harina con la maicena y el polvo para hornear.

Bate la mantequilla con el azúcar y la esencia de vainilla hasta que esté cremosa. Agrega los huevos uno a uno sin dejar de batir.

Poco a poco incorpora la mezcla de harina, maicena y polvo de hornear. Sigue batiendo hasta que se forme una masa.

Extiéndela con un rodillo en una superficie con harina hasta que tenga medio centímetro de espesor.

Con los moldes para galletas, corta círculos del tamaño que quieras tus alfajores. Colócalos en la bandeja sin mantequilla y hornea durante 15 minutos. Sácalas del horno y déjalas enfriar bien.

Toma dos galletas y únelas con dulce de leche. Unta los bordes con el mismo dulce y pásalos cuidadosamente por el coco rallado.

 

Vía: Wikipedia y Kristina en Casa

Imagen vía: gourmet.idoneos.com