vino

El vino es por excelencia la bebida más armoniosa para una comida o reunión social, se ha dicho incontables veces que de acuerdo a estas comidas es el tipo de vino que hemos de elegir.
El ser humano es social por naturaleza, busca estar rodeado de más personas y convivir o compartir con ellas en la mayor cantidad de tiempo posible; el vino es esa bebida que nos reúne y nos entrega a cambio momentos inolvidables compartidos con alegría, por tal razón, si vas a reunir a tus seres queridos durante estas fechas y celebraciones de fin de año, como la Navidad, Hanukkah o el recibimiento del Año Nuevo, tienes suficientes motivos para acompañarlos de un buen vino que combine con la ocasión.
Si estás pensando en un menú y con qué combina el vino de tu elección, te compartimos algunas ideas:

Vinos Blancos

  • Sauvignon Blanc: Estilo refrescante y frío con aromas a durazno y grosellas. Un vino redondo, pleno, de un balance y elegancia perfectos. Ideal junto a diversos tipos de ceviche y combina perfectamente con carpaccio de ostiones, frutos del mar frescos, tales como ostras y machas; postres, queso azul y foie gras, entradas para mantener la plática en una reunión de amigos.
  • Chardonnay: Se caracteriza por sus aromas a frutas maduras, suave acidez y frescura que combinan perfectamente con pescados delicados como corvina, lenguado y turbot, preparados a la plancha con salsas cremosas o alcaparras o hierbas.
  • Shiraz Rosé: Posee atractivas notas a frutilla, frambuesas y guindas con sabores a mora y ciruela. Un vino fresco más cercano a los tintos pero que combina perfectamente con platos livianos que contengan pescados ligeros como el atún o quesos blancos con buena acidez como mozzarella o gouda.

Vinos Tintos

  • Cabernet Sauvignon: Destaca por sus intensos aromas a cerezas, ciruelas y toques a vainilla y tostado, de los tintos es el que posee más cuerpo y que combina agradablemente con carnes rojas como un corte de res en salsa de pimienta, chuletas de cordero o estofado con buena presencia de especias.
  • Merlot: Dócil, de suaves taninos, expresa frescor y dulzura, vino suave, de poca astringencia con aromas a mora, frutillas y fresas, acompañados de toques a chocolate, vainilla y casis; armoniza con pastas, platos a base de pollo, jamón, risotto, quesos suaves y comida picante o condimentada.
  • Malbec: Notable, concentra dulces y redondos taninos, aromas a moras y ciruelas negras con un toque a pimienta negra y vainilla. Crea balance con platillos como asados y salsas agridulces o guisos y hierbas.
  • Shiraz: Un vino musculoso, redondo. De suaves taninos y equilibrio entre la fruta y tostado de la madera que seguramente podrás combinar con comidas especiadas, carnes y aves de caza grilladas o platos a base de cordero.
  • Pinot Noir: Elegante y delicado, con aromas a fresas y frambuesas junto a notas a roble francés tostado. Combínalo con pescados grasos grillados, como el atún, o bien con carnes blancas.
El vino combina tanto con una comida, como la música combina con ciertos bailes; ahora que te has dado algunas ideas de cómo combinar tu vino, no olvides compartirlo con alegría con esas personas con quienes quieres tener inolvidables momentos.
Entonces ¿Con que combina mejor el vino? La respuesta es más simple de lo que creemos, y es con la alegría. Con los momentos que compartes con los amigos, con la familia, contigo. El vino combina mejor con un buen momento, dale alegría a tu corazón con una copa de vino, con una copa de vida. El vino nos une, esto es lo que la nueva campaña del vino argentino nos muestra, de la mano de los grandes artistas de la tierra donde nace el sabor de la alegría.