El sabor como el picante de cada chile depende del tipo que se elija. Siempre hay uno para cada tipo de comida. Aquí te compartimos el chart…

El picante se encuentra ubicado en las venas de los chiles, lo que se transmite a través de sus aceites localizados en estas áreas. Las semillas se tornan calientes con sólo tocar las venas. Una idea equivocada muy común es que el color del chile depende del nivel de su intensidad, lo cual no es cierto, el color no tiene nada que ver con la intensidad del mismo.

El chile Poblano es una de los chiles más suaves para la cocina. El chile Jalapeño es ideal para platos de origen Tex-Mex, como también en salsas Teriyaki por su gran aporte al sabor de la misma. Y los chiles de origen oriental como los Thai, son los más intensos en calor o picante.

Después de tocar un chile ten cuidado y no toques tus labios, nariz y ojos, los aceites que quedan en tus manos pueden quemarte. Para prevenir esto, puedes prepararlos usando guantes.

Para no transmitir el calor o picor a las comidas en exceso, limpia los chiles cortándolos por la mitad en sentido vertical, remueve las semillas y las venas, córtalo en tiras, rodajas o pícalo.

Si te quemas al probarlos en las comidas, no tomes agua; toma un vaso de leche, un bowl de yogurt o un bowl de helado de vainilla, esto reducirá el efecto de los aceites en tu boca disminuyendo y desapareciendo el picor, mientras que si lo haces con agua, sólo dispersarás los aceites haciendo que estos piquen más.

Vía: Start Cooking