Su nombre proviene de la etimología árabe (al = el o la) y (habaqa = nombre que daban los árabes a las plantas aromáticas usadas para la cocina y la medicina). Es una hierba que proviene de la India, Irán y otras regiones asiáticas; reconocida por su fácil plantación que incluso se presta para hacerlo en casa con sólo tener una maceta para tenerla siempre fresca y a la mano. Las hay de hoja verde y también morada, a una se les conoce por fina y rústica respectivamente.

También es frecuentemente usada en la cocina mediterránea; se puede consumir fresca o seca para aderezar tanto ensaladas, sopas de verduras, salsas para acompañar platos de pasta, la famosa salsa italiana al “pesto” la lleva como ingrediente principal. Combina muy bien con el tomate y el aceite de oliva. Hay que picarla hasta el último momento para que no pierda su aroma y sabor. Utilízala en diversos platillos como la pizza y notarás la diferencia en el sabor y aroma.