Si te consideras mante de los vegetales, enamórate aún más consumiendo tomate ya que puede librarte de innumerables problemas de salud. El tomate es tan bondadoso como versátil en la comida, no puede faltar sobre todo en el verano porque al ser tan fresco ayuda a combatir el calor y a adelgazar rápidamente.

A pesar de que siempre consumimos tomate por su sabor, pocos tienen conocimiento de lo bueno que puede resultar para nuestro organismo, hasta el momento, podría decir que es una planta preventiva o hasta curativa. El licopeno (sustancia que contiene el tomate y que le aporta el intenso color rojo, al igual que a la sandía, podría brindarte una mejor calidad de vida y de alimentación.

Investigaciones realizadas por un equipo de británicos y norteamericanos, tras analizar varios estudios sobre le relación entre el licopeno y el cáncer, comprobaron la capacidad de esta sustancia de prevenir y combatir el cáncer. ¿Por qué? Porque el licopeno es un eficaz antioxidante, lo que hace que prevenga la aparición de varios tipos de cáncer, como el de próstata, de pulmón o de estómago. Buen alimento el tomate ¿no te parece?

Pero al parecer eso no es todo, porque un investigador de Harvard determinó que también previene:

-El cáncer de esófago

-Cáncer de páncreas

-Cáncer de mama

-Cáncer colorrectal y bucal

-Cáncer cervical

Este científico, llamado Edward Giovanucci, expresó “Los tomates son ricos en sustancias fitoquímicas con propiedades anticancerígenas, que conducen a la formación de carotenoides como el licopeno, compuestos que protegen a las células de los efectos de la oxidación”.

Es increíble que un alimento tan rústico y que consumamos comúnmente tenga estos beneficios, ahora que lo sabemos el tomate seguramente seguirá en nuestras dietas y recetas, además de recomendarlo a otras personas. Es importante puntualizar que no sólo el consumo de tomate directamente es el que tienen estos beneficios, sino también sus derivados, como la salsa de tomate, el tomate frito, el tomate triturado, etc.

Vía: Alimentación Sana