La pulpa de la fruta del tamarindo se utiliza como condimento en la cocina asiática tanto como en la de Latinoamérica; también es un importante ingrediente de la salsa inglesa y algunas otras salsas. La pulpa de un fruto joven es muy ácida, y por lo tanto recomendable para muchos platos, mientras que los frutos maduros son más dulces y pueden ser utilizados en postres, bebidas o como aperitivo.

La salsa de tamarindo combina en carnes blancas como la del cerdo, pavo y pollo.

 

Ingredientes

• 1/2 botella de esencia concentrada de tamarindo

• 6 cucharadas de ajonjolí tostado

• 1 cebolla

• 3 dientes de ajo

• ½ barra de mantequilla

• Aceite de ajonjolí

• Vino de cocina

• Salsa soya

• sal y pimienta

 

Preparación

Poner la cebolla picada y el ajo a dorar con la mantequilla, cuando esté bien dorada la cebolla y el ajo dejar caer un poco de aceite de ajonjolí y toda la esencia del tamarindo. Luego dejar caer el ajonjolí tostado y sazonar con la salsa de soya, el vino de cocina y un poco de sal y pimienta al gusto.

Sírvelo en una fuente para que acompañe las carnes que has preparado.