El aguacate posee un alto contenido en aceites vegetales, por lo que se le considera un excelente alimento en cuanto a nutrición en proporciones moderadas, ya que posee un gran contenido calórico y graso. Además se ha descubierto que el aceite de aguacate posee propiedades antioxidantes. Es rico en grasa vegetal que aporta beneficios al organismo y en vitaminas E, A, B1, B2, B3, ácidos grasos, proteínas, minerales.

En México y Guatemala, el aguacate es importante y tradicional en la dieta diaria desde antes de la llegada de los europeos, se utiliza como parte de ensaladas, como guarnición, y para preparar guacamole, entre muchos otros usos. Se cultivan distintas variedades con características distintas como el color y grosor de la cáscara y de distintos tamaños del fruto. Sus hojas frescas o secas se emplean como condimento de varios platos como la barbacoa, los mixiotes y las enfrijoladas.

La salsa de aguacate también es un acompañamiento perfecto para remojar nachos, tacos o como aderezo de algunas ensaladas.

 

Ingredientes par 8 personas:

• 2 aguacates

• 1 taza de agua

• Sal al gusto

• ½ cucharadita de orégano

• ½ cucharadita de pimienta

• 1 cucharada de cilantro

• Jugo de limón

 

Preparación

Licúa el aguacate, agua, sal, orégano y pimienta. Añade el cilantro y jugo de limón y vuelve a licuar.