Por: Helga Glaesel-Blanding

Para Cocina y Gastronomía

 

¡Que ricas son las papas fritas cuando están crujientes y doraditas! Aquí les voy a explicar el proceso de freírlas adecuadamente para que les salgan deliciosas. Lo primero es escoger el tipo de papa correcta, tienen que ser Russet (las grandotas), las normales no funcionan por su textura. El remojarlas en agua fría es clave porque de este modo les quitamos el almidón para que así no se peguen unas a otras, y así también lavamos el azúcar que nos va a ayudar a que queden crujientes. En cuanto a el aceite, debe ser vegetal, pero el mejor para freír es el aceite de maní por su alto punto de humeo y su sabor neutro.

No necesitas una freidora para hacer las papas. Una olla de superficie pesada, un colador de alambre, un termómetro de cocina (para frituras) aceite y papel de cocina son los utensilios que necesitas para hacer las papas fritas perfectas.

 

Papas Fritas Perfectas

Rinde 8 porciones

 

Ingredientes

5 lbs papas Russet

Aceite vegetal o de maní, para freír

Sal

 

Preparación

IMPORTANTE: Usen las hornillas traseras de la estufa, para evitar accidentes con los niños.

Pela y enjuaga las papas, córtalas a lo largo para formar los “palitos”. Puedes usar un cuchillo, o una mandolina (lo cual lo haría mucho mas rápido y fácil). Coloca los “palitos” en un tazón grande y cúbrelas con agua fría. Déjalas remojar por 2-3 horas. (También puedes dejarlas en la refrigeradora por varias horas, o durante la noche).

Cuando estés lista para preparar las papas, escúrreles el agua completamente y colócalas sobre papel de cocina en 2 bandejas para hornear. Sécalas con papel de cocina por encima.

Calienta unas cuantas pulgadas de aceite en una olla grande, hasta que llegue a 300 grados (aquí está el termómetro que les dije que iban a usar)

En 3 ó 4 tandas, cocina las papas por 4-5 minutos por cada tanda, o hasta que las papas estén suaves. A este punto, no deben ponerse doradas para nada. Solamente queremos empezar con el proceso de cocinarlas.

Saca cada tanda del aceite después del tiempo indicado, y colócalas de nuevo en las bandejas con papel de cocina nuevo y seco.

Una vez todas las tandas hayan sido cocinadas a 300 grados, sube la temperatura un poco y deja que el aceite llegue a 400 grados.

Cuando el aceite este caliente, empieza a freír las papas en tandas nuevamente, cocinándolas hasta que estén doraditas y crujientes. Retíralas del aceite y déjalas escurrir por última vez en las bandejas con papel de cocina.

Rocíalas con sal, y ¡a comer!