La técnica de cocción inglesa se utiliza principalmente en vegetales y les permite mantener su color intenso original. Consiste en cocinarlos en agua hirviendo con sal. Para los vegetales más duros (como zanahorias) se debe agrega al agua 30 g de sal por cada litro, bajando esta proporción con vegetales más blandos.

 

¿Cómo hacerlo?

Corta los vegetales en forma pareja.

Agrega la sal al agua cuando ya esté hirviendo.

Agrega al agua un chorrito de vinagre cuando se vayan a cocinar vegetales blancos (por ejemplo coliflor).

Introduce los vegetales en el agua cuando haya hervido. (Vegetales que crecen sobre la tierra, no debajo de ella.)

Cuando rompa el hervor, baja el fuego para que no haga grandes borbotones.

No tapes la olla, ya que en esta cocción se eliminan algunas toxinas que deben evaporarse.

Una vez listos, quita los vegetales con una espumadera y pásalos por agua fría inmediatamente, para interrumpir o cortar la cocción.

Este tipo de cocción mantiene los colores intensos de los vegetales, así como muchos de sus nutrientes.

 

Coles de Bruselas

Las Coles de Bruselas cocidas a la inglesa resaltan su color verde y conservan su sabor original. Son ideales como guarnición de carnes, sobre todo ahumados o embutidos.

 

Ingredientes para dos porciones

300 g Coles de Bruselas

1 litro de agua

12 g de sal

 

Preparación

Para prepararlos sigue el procedimiento de cocción a la inglesa anteriormente descrito. Luego pásalas por una sartén con un poco de mantequilla, sal y pimienta al gusto, y listo!