Por: Kitty Florido

Para Cocina y Gastronomía

 

La manga pastelera es un utensilio de cocina formado por un paño cosido en forma de tronco de cono que tiene una boquilla que puede ser de varios modelos, cada uno de los cuales con una forma distinta, para disponer alimentos viscosos de forma decorativa. Se rellena a través de su abertura más amplia, y su extremo opuesto se enrolla o retuerce para cerrarla, apretándose entonces para expulsar su contenido.

Las mangas pasteleras pueden venir de diferentes tamaños y materiales. Hay desechables, de tela y de silicona, entre otros. Estas son utilizadas para decorar dulces o pasteles, para hacer galletas u otro tipo de bizcochos pequeños. También para rellenar otros dulces. Las mangas de alta calidad suelen hacerse de nailon, poliéster o algodón hidrófobo, con una colección de boquillas intercambiables cromadas o de acero inoxidable. Cada boquilla tiene forma cónica, con una base lo suficientemente grande como para no salirse por el extremo menor de la manga, de forma que deben insertarse por el extremo mayor antes de introducir la comida. Los modelos más económicos suelen ser de plástico con boquillas enroscables, mientras algunos alimentos pueden adquirirse ya en un envase desechable que realiza la función de la manga pastelera.

Muchas veces, cuando trabajamos con una manga pastelera para poder decorar cupcakes, pasteles o galletas (por mencionar algunos postres) necesitamos buscar soporte para la misma. Lo que no nos damos cuenta es que tenemos accesorios de cocina a la mano que nos pueden ayudar. Igual que hay distintos tamaños de mangas pasteleras… podemos necesitar soportes a su medida. Si abrimos alguno de nuestros armarios de la cocina, seguro que encontramos un recipiente que nos dé la solución. Busca un vaso de la batidora de mano, un contenedor plástico alto, un vaso largo, un florero pequeño. Todos estos son recipientes que podemos utilizar como soporte de manga pastelera cuando la tenemos que rellenar.

 

Imagen de referencia: Wilton