Por: Helga Glaesel-Blanding

Para Cocina y Gastronomía

Los inmigrantes napolitanos e italianos llevaron sus costumbres culinarias a diversas partes del mundo, de esta forma en Estados Unidos los panaderos italianos de Nueva York empiezan a elaborar pizzas en 1902 a las colonias de inmigrantes establecidas en la ciudad. Uno de los primeros panaderos italo-americanos en reclamar la elaboración de la primera pizza en América es Gennaro Lombardi en 1905 conocido en la actualidad como “Patriarca della Pizza” y cuyo restaurante es Lombardi’s en Little Italy, Manhattan (en la 53 1/2 Spring Street).

Esta receta es ideal hacerla con una mezcladora, como una KitchenAid, pero puede ser preparada perfectamente bien a mano. Claro, es más trabajo amasarla a mano, pero queda muy bien. Yo la he hecho de las dos formas. También es importante notar que esta receta pide levadura instantánea. Si vas a usar de la levadura activa seca, entonces ten en cuenta esta conversion:

1 cucharada levadura instantánea = 1.3 cucharada levadura activa seca.
En el caso de usar la levadura activa seca, primero disuélvela en el agua tibia que pide la receta. Déjala actuar por 5 minutos, y luego incorpora el resto de los ingredientes. Es importante que el agua esté tibia (no caliente).

Esta publicación está enfocada en la receta de la masa, más adelante estaremos usando esta receta para preparar diferentes estilos de pizza. La que se detalla aquí es la básica de queso y hierbas.  Te advierto que la masa debe ser preparada un día antes de que planees hornear tu pizza. Después de haber sido preparada debe dejarse reposar por 18-24 hrs.

Pizza Hecha En Casa (receta de masa)

 

Ingredientes para la masa

  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de sal
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 3/4 taza de agua tibia
  • 2 tazas de harina para todo uso
  • 1 cucharada de levadura instantánea
  • 2 cucharaditas de aceite de oliva

 

Ingredientes para la pizza

Toppings básicos:

  •  2/3 taza de salsa de tomate tipo italiana, usa tu marca favorita tratando de que los sabores sean lo más natural posible.
  • 1/2 cucharadita de cada una de las siguientes hierbas y especias: tomillo, orégano, albahaca y hojuelas de chile, si le quieres dar un toque picante.  Las hierbas pueden ser frescas o secas.
  • Una combinación de queso rallado: mozzarella, monterrey jack y provolone.

 

Procedimiento

Coloca el azúcar, sal, aceite de oliva, agua, 1 taza de harina, levadura y el restante de harina en el tazón de tu batidora. Sin afán de hacer propaganda, yo utilizo mi KitchenAid para hacer esta masa. Es mucho más fácil.

Utilizando el accesorio de pala de la batidora, empieza por encenderla a velocidad lenta y mezcla justo hasta que todos los ingredientes se hayan combinado, y se empiece a formar una bola. Unta aceite al accesorio de gancho, coloca éste a la batidora y mezcla la masa por 15 minutos a velocidad media.

Quita un pedazo de masa, y forma un disco con ella. Trata de estirarla hasta que sea muy delgada, y si la logras estirar hasta que este muy, muy delgada y casi puedas ver a través de ella sin que se rompa, la masa está lista. Si antes de que la logres estirar se rompe, regresa la masa a la batidora y sigue mezclando por otros 10 minutos.

Forma una bola con la masa sobre el mostrador de tu cocina. Colócala en un tazón de vidrio o de acero inoxidable al cual le hayas colocado 2 cucharadas de aceite de oliva, y cubre la superficie de la masa con el aceite. Cubre el tazón con film plástico y déjala reposar en el refrigerador por 18 a 24 horas.

Precalienta el horno a 500 grados, que es la temperatura más alta.

Divide la masa en 2 partes iguales. Toma una parte, aplástala en forma de disco y luego doblando las orillas hacia adentro, forma una bola con ella, repite con la otra parte.

Humedece tus manos y el área en donde estás trabajando tu masa. Roda la masa en la superficie húmeda hasta que se sienta “apretada” y lisa (unos minutos de amasar). Cúbrela con un trapito limpio y déjala reposar por 30 minutos.

Repite estos pasos con la otra parte de la masa. Si no vas a utilizar las dos partes inmediatamente, puedes guardar la masa que no vayas a utilizar en la refrigeradora, dentro de una bolsa tipo ziploc cubierta por dentro con aceite. Puedes guardarla ahí por un máximo de 6 días.

Espolvorea harina sobre el área donde vas a formar tu pizza. Coloca la masa sobre el harina, y usando tus dedos, forma una labio alrededor de la masa (como un borde), estírala para que quede un disco redondo, rota la masa después de cada estirón hasta que llegue al tamaño adecuado para el molde que vas a usar. Échale los ingredientes que vas a utilizar y hornea la pizza de inmediato para una masa crujiente.

Échale aceite a la orilla de la masa, y coloca la salsa de tomate uniformemente sobre la superficie. Agrega las hierbas y luego el queso. (si lo haces al revés quemarás las hierbas).  Hornea por 7-12 minutos hasta que el queso este burbujeando y la masa se vea doradita. Déjala reposar por 3 minutos antes de cortar.

 

Vía: Alton Brown, Wikipedia