Casi el favorito de todos los dips calientes para picar, prepáralo y prueba que a todos les va a fascinar. Para servirlo puedes montarlo en un pan campesino, córtale la tapa, vacía el contenido y sirve el gratin dentro de él.

 

Ingredientes:

Sal al gusto

2 bolsas de 10 onzas aprox. de hojas de espinaca sin tallo

1 cucharada de mantequilla

1 diente de ajo finamente picado

2 cucharadas de cebolla picada (reserva la mitad para las espinacas y la mitad para el gratinado)

2 cucharaditas de harina

1 1/4 taza de leche entera

1/2 cucharadita de limón

1 cucharadita de salsa tipo Worcestershire

1 1/4 taza de queso parmesano rallado

1/4 taza de crema agria

1/2 taza de queso mozzarella rallado

1/2 taza de corazones de alcachofa ligeramente picados

Nachos, pitachips o pan para servir

 

Preparación:

Cocina la espinaca guisándola en una sartén con un poco de aceite de oliva, la cebolla y el ajo finamente picado de modo que las hojas se suavicen.

Derrite la mantequilla en una sartén con la cebolla de modo que se ablande y se torne cristalina;  agrega la harina y cocínala incorporándola hasta que esté ligeramente dorada (aproximadamente 1 minuto), vierte la leche y déjalos cocinar sin parar de incorporarlos hasta obtener una ligera consistencia espesa (aproximadamente 1 minuto). Retíralo del fuego y vierte el jugo de limón, la salsa Worcestershire, el queso parmesano/mozarella y la crema agria.

Vuelve a poner fuego medio a la sartén, agrega la espinaca, las alcachofas incorporándolas suavemente hasta que veas que el queso se ha derretido y el dip se haya calentado.

Vierte el dip en un el pan campesino y agrégale queso parmesano al tope y llévalo al horno por 3 minutos o menos en “broil” de modo que el queso se dore por encima y quede finalmente gratinado.

Puedes usar en sustituto al queso mozzarella el queso provolone.
Y para agregarle intensidad al sabor puedes usar queso suizo, edam o emmental.
El queso pecorino es un buen sustituto para el queso parmesano.