Por: Nancy Chang

Para Cocina y Gastronomía

 

La técnica de cocer un huevo duro pareciera ser de “sentido común” para cualquiera que quiera hacerlo o algo para principiantes, sin embargo hasta cocer un huevo requiere de un proceso o procedimiento que si no se sigue al pie de la letra puede traer como resultado un huevo seco, de mal color y consistencia inapropiada. Ahora bien, veamos qué necesitamos para cocer un huevo y que éste consiga su mejor punto de cocción:

 

Necesitarás:

  1. Una olla o cacerola para hervir el huevo
  2. La cantidad de huevos deseada
  3. La cantidad de agua necesaria para cubrir lo huevos
  4. Una cuchara grande
  5. Un bowl con agua fría y hielo

 

Procedimiento

  1. En una cacerola coloca los huevos (sin agua) que deseas cocer. Si lo hicieras con el agua ya en la cacerola, corres el riesgo que la cantidad de agua sea superior a la que necesites.
  2. Vierte agua a temperatura ambiente en la cacerola de modo que cubras los huevos completamente. Si colocaras los huevos con el agua caliente, te corres el riesgo de que se rajen por el golpe de calor o shock por el cambio e temperatura tan drástico, la clara se saldría y tendrías como resultado huevos deformes y agua sucia.
  3. Luego que la olla o cacerola está lista con agua y huevos, prende la estufa y cuando el agua llegue a hervor, programa el reloj de cocina por 8 minutos (no más, ni menos). Si cuestas los minutos de un inicio sin que el agua llegue a hervor, las yemas estarán crudas, y si cuentas más de 8 minutos cuando el agua esté en hervor, las yemas saldrán con una cobertura color grisáceo, lo cuál no se verá apetitoso.
  4. Luego que han pasado los 8 minutos, retira los huevos llevándolos uno por uno al bowl con agua y hielo para cortar inmediatamente la cocción y déjalos reposar allí por 5 minutos. Luego que los huevos se han enfriado, puedes pelarlos sin ningún problema de que se rompan o se pegue la cáscara a la clara ya cocida.
  5. Para cortar los huevos en 2 partes, asegúrate de usar un cuchillo limpio y con filo. Límpialo sobre un paño de cocina cada vez que cortes un huevo, eso facilitará el corte.

No es algo complicado, pero sí requiere un proceso ordenado para lograr huevos bien cocinados y de consistencia y color apropiado. Lo intentarás y te aseguro que te quedarán en el mejor punto para preparar los famosos “deviled eggs” o huevos rellenos.