Hay muchas maneras diferentes de cocinar carne: ya sea asada, horneada, cocida o frita, dependiendo de tu preferencia.

El corte para un buen asado (bistec, t-bone, entraña o arrachera, puyaso, etc) debe ser de una (1) pulgada de grosor,  nada más delgado porque probablemente se secará, y nada más grueso porque hará difícil determinar si está listo. No importa el método para cocinarla o de cocción que elijas, comienza a rociando la carne con una buena dosis de sal y pimienta. También frótale un diente de ajo machacado y  si lo deseas, intente marinar la carne, pero esto no es necesario para cualquiera de las técnicas que a continuación te vamos a indicar:

3 Formas u opciones de cocción de carnes:

1. Freír: básicamente consiste en tener un sartén para freír, ponle fuego medio y agrégale una cucharada de aceite para que caliente por un minuto, después pon el filete en la sartén. (Asegúrese de encender el ventilador de la estufa y mantener el sartén tapado ya que este tiende a ser un trabajo lleno de humo.) Un filete de 1 pulgada se debe cocer durante unos 4 minutos por cada lado, dependiendo de cómo te guste el término.

2. Asar a través del horno: los restaurantes suelen usar mucho este método de cocción. Pre-caliente el horno a 450 grados F y utiliza un sartén pesado de hierro fundido, tipo skillet, resistente al horno. Precaliente el sartén o skillet a fuego alto en la estufa, y espera a que precaliente. Deja caer una cucharada de aceite al sartén y deje que se caliente éste. Con unas pinzas, suavemente coloca la carne al sartén y sella durante 90 segundos por cada lado. Esto impide que la carne pierda sus jugos.
Ahora, coloca la sartén en el horno para terminar de cocinar. Tomará de 6-9 minutos, dependiendo de cómo te guste el término de la carne.
Si no tienes una sartén de hierro, utiliza una sartén para el paso de sellar la carne,  y luego transfiérelo con todos los jugos a una bandeja, base o pyrex resistente al horno para terminar el proceso.

3. Asar: este suele ser el método de elección para los amantes de la carne. Asegúrate de que la parrilla esté bien caliente (por lo menos 450 grados F). Vierte un poco de aceite sobre una toalla de papel o un cepillo pequeño y frótalo en la parrilla antes de colocar la carne en ella. Una vez que está en la parrilla, baja el fuego a medio y mantén la tapa hacia abajo. Después de 4-5 minutos, dale vuelta a la carne por 4-5 minutos en el otro lado.

5 Tips para cocinar un buen filete de carne:

1. Decide  el término y la forma o método de cocción antes de empezar a cocinar la carne. Unas pocas personas prefieren el término “azul” (cerca de crudo), pero la mayoría tiende a preferir sus filetes de medio a bien hecho. Si tú decides el término anticipadamente, es más probable que prestes atención a la carne y la quites del fuego a tiempo.

2. Trata de evitar voltear la carne muchas veces. Idealmente, debe ser dos vueltas como máximo. Resista la tentación de tocar la carne demasiado.

3. Usa un juego de tenazas para dar vuelta la carne. Meter el dedo con un tenedor hará agujeros en ella y perderá sus jugos a través de ellos y tu carne terminará seca.

4. No presiones la carne con las tenazas o pinzas. Esto es tan malo como pincharla con un tenedor, ya que exprime todo el jugo de su interior. Si estás probando el punto de cocción, sólo presiona suavemente con la parte plana de tus tenazas o pinzas. Cuanto más dura se torna la carne, más seca estará.

5. No te limites a probar la carne en el momento de dejar de cocinarla. Ponla en un plato y déjala reposar durante unos minutos. Notarás que el jugo comenzará a sudar desde dentro de ella.

Vía: Start Cooking

Comments

    1. Hola Elsy, depende del término al que quieres levar la cocción de tu carne, puede ser término rojo inglés a temperatura alta sellado por ambos lados en pocos minutos para que quede crudo al centro. Luego término medio, que permite que la carne conserve los jugos pero se cocina más y a menor temperatura sobre la plancha. Término tres cuartos, cuando la carne empieza a perder los jugos dejándola por más tiempo al calor. Y por último el término bien cocido, el menos recomendado, puesto que la carne pierde casi un 70% de los jugos.